6. Errores de los perfiles. 8. Estar alerta, evitar nuestra propia dispersión a través del equilibrio. 3. Dominio, posesividad.

Definición del perfil 8: Proteger de dogmas y pensamientos de confusión, descubrir a los farsantes y ayudarles a encauzar sus planteamientos y corregirlos.

posesividad
(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

Afán de poder

  • El denominador común de este perfil es la inseguridad en ti mismo, que se traduce en una personalidad que busca apoyos a través de una gran apariencia de fuerza y liderazgo, pues teme perder poder si deja de mostrarse duro.
  • Característica que se convierte en posesividad, proselitismo, querer cambiar a los demás a sus ideas, etc.

No olvides que formas parte de una totalidad y de la humildad que te ha de igualar a los demás.

  • Es evidente que tu tarea es difícil y necesitas mucho apoyo. Pero si eres portador de este perfil, en tu personalidad concurren una serie de facetas cuyo denominador común es la inseguridad en ti mismo. De ahí tu afán de buscar y buscar estos apoyos en los seguidores.
  • Que se traduce en una personalidad dominante en la que aparentas sentirte superior a los demás y que crees que puedes jugar con ellos en su buena fe. O que aplicas tu dogma a los demás, ocultando así tu propio deseo de poder.
  • Y lo que más temes es que una pequeña fisura acabe en una pérdida de tu estatus. Así puedes llegar a ver fantasmas en todas partes que te llevan a situaciones muy cerradas de control hacia los demás y de todo el sistema, desde luego, nunca directamente mostradas.
  • Otra es la posesividad, que nunca confiesas y que más bien dice que es para ayudar. Pero lo cierto es que sólo es por interés propio. Un ejemplo es aquella relación madre-hijo llena de ataduras emocionales de dominación, ejerciendo una influencia de por vida impidiendo la liberad de ambos.
  • Otra forma es sentir la necesidad de captar prosélitos que apoyen tu propia idea, menospreciando su capacidad de decisión y casi obligándoles a aceptar tus postulados a través de buenas palabras.
  • Querer cambiar a los demás es otra forma de lo mismo, pues les juzgas negativamente y olvidas el respeto a su propio proceso. Lo cual no es lo mismo que aceptar uniformizarte con ellos, en un dogma común en el que tú eres uno más. Hay una sutil diferencia.

Taller individual: ¿Sientes verdaderamente que fluyes con las circunstancias y que la vida es feliz?

 

Advertisements
This entry was posted in 6. Errores de los perfiles and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s