5. Citas importantes. 6. Sobre creer. 12. La actitud del aprendiz

duda del aprendiz
(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

Actitud de duda

  • La autoobservación correcta se basa en el binomio duda-intuición.
  • En la duda te preguntas ¿voy bien?, ¿qué es lo que hace que yo actúe así?, ¿puedo mejorar mi estado actual?, ¿hago suficiente en cuanto a mi entrega amorosa?, y la intuición hará que te contestes a ti mismo.
  • También el método científico se basa en la duda, y eso es lo que permite que la ciencia avance.
  • El investigador se pregunta ¿y si las conclusiones a las que se ha llegado con respecto a… no fueran ciertas?, ¿y si la interpretación fuera esta otra…?, ¿y si…?, ¿y si…?, etc. Y de esta manera progresa en su estudio.

Es decirse a sí mismo, …esta interpretación, esta forma de actuar subsiguiente, etc., me “resuenan”, me hacen feliz, pero ¿y si esta felicidad proviniera del ego o de mis odres no completamente vacíos?, ¿y si sólo me gusta porque corresponde a mi afición de toda la vida?

Es preguntarse, ¿a quién verdaderamente beneficia todo lo que hago? O ¿esta es mi verdadera misión?

Cuidado con la oscuridad, está al acecho…

  • Nos han advertido, cuidado con los falsos profetas… Reconócelo, el falso profeta, el falso maestro, está en ti y a veces tiene su reflejo en el exterior. Quizás decidiste no hacerle caso, pero este no para de intentar engañarte.
  • Si piensas que exageramos al contarte todo eso, es cosa tuya, pero ya sabes, te juegas tu futuro en ello.
  • Tu actitud ha de ser la de duda-intuición, o sea, autoobservación de instante en instante.
  • Por ejemplo, cómo mejorar tu dedicación, en calidad o en cantidad. O, por el contrario, ¿está bien como está y estás haciendo todo lo posible?
  • O cuando surja un comentario de autocomplacencia o incluso de afirmación en seguir el camino A, ¿lo sigues a la perfección?, ¿te diste cuenta que existe el camino B y quizás muchos más?, ¿…y si?, ¿…y si?

Y, desde luego, la eterna pregunta… ¿estoy despierto?, ¿me habré vuelto a dormir?…

Observa si estás autocomplaciente o intranquilo, aun dentro del equilibrio.

 

Advertisements
This entry was posted in 5. Citas importantes and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s