2. Pensamientos de nuestra réplica. El mundo tridimensional. 26. El camino oscuro. 29. Antes de quitártelo

tv
(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

Veamos cómo entró en ti

Cuando idealizas algo sin cierta moderación o estado de equilibrio, puedes creer que has materializado este ideal con tu pensamiento. El deseo nos hace ver espejismos y que creamos en ellos.

El entorno que permite creer que los haces realidad, siempre aparentemente, es el egregor inductor.

El implante llevará tu atención a este espejismo, a tu auto engaño, para que sigas adherido a él y desconcertarte.

  • Un explorador perdido en el desierto, está sediento y se crea sus espejismos de agua porque es lo que más desea. El deseo le hace ver un lago que le espera, cuando en realidad no es así.
  • Lo que vemos en nuestra mente no es la realidad. Nos engañamos cuando idealizamos o deseamos  algo.
  • El deseo nos hace ver cosas. Por esto, si no deseas, no te pierdes. De ahí la necesidad de desapego para una vida espiritual fluida.
  • El adolescente idealiza un rasgo de adulto e intenta imitarlo, por ejemplo el fumar. Y empieza a hacerlo porque cree que le hará bien. Le hará más guapo, será más aceptado, etc. y sólo ve adultos “guay” y que todos fuman. Y se afinca en este deseo del ideal imaginario y al cabo del tiempo, la adicción / implante se apoderó de él.
  • El ser exageradamente independiente, sólo ve por todas partes rivales que le quieren quitar su libertad o su poder. Rechaza toda figura de poder… pero ¡ah, cuando es él quien está en el poder!… su deseo es sentirse superior a los demás.
  • El ser introvertido, emocional y rencoroso, sólo ve maldades en su alrededor.
  • La sociedad que aprueba esta clase de conductas es el egregor inductor, los implantadores. Las adicciones, las prebendas del poderoso, la tolerancia hacia ciertas conductas, etc.

Taller individual: ¿Estás seguro de que tu pensamiento y actitudes son tuyas o acaso fueron implantadas por el medio y sólo te dejaste llevar?

 

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s