1. Reflexiones 7. La dispersión. 14. La necesidad de huir

tocar fondo
(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

Es una propuesta del camino oscuro

Siempre llega un momento en la vida que se te propone la alternativa sobre afrontarla en serio o huir. El momento en que te sientes débil.

Pero se trata de afrontarla en profundidad, no como un pasatiempo, no con ligereza. Se trata del planteamiento clave de toda tu vida.

Estas ante dos puertas, la del camino de la luz y la del de la oscuridad.

Si entras en el de la oscuridad, después cuesta mucho salir.

Para hacerlo has de ver tu propia degradación hasta tocar fondo.

Has de llegar a darte cuenta con toda claridad que te equivocaste de camino.

  • Cuando estás en el filo de la navaja, dudando entre el sí o el no, si aceptas la huida o no, estas entre la puerta del camino de la luz y la del de la oscuridad.
  • Naturalmente, la propia oscuridad ya procura que ni te des cuenta que estas en esta alternativa y más bien te hace inconsciente de tal circunstancia.
  • Te da a probar, te muestra lo placentera que es la huída, y espera a que poco a poco te apegues a ella.
  • Y cuando te das cuenta, el apego es tan fuerte que se te hace muy difícil deshacerte de él.
  • Y nunca acabas de tener verdaderamente la voluntad suficiente para hacerlo. Y son muchas las veces que aun queriendo “firmemente”, vuelves a caer. Señal de que no era tan firme esta voluntad.
  • Sólo cuando empiezas a trabajar en profundidad con tu vida en lugar de dispersarte y engañarte es cuando empiezas el camino de vuelta.

¿A qué clase de huída me refiero? Sí, a la dispersión, la distracción, el juego, las aficiones… y otras más graves como el tabaco, ciertos hábitos… y otras peores como las que llevan a adicciones.

Cualquiera de esas, sobre todo las “menores”, son a veces necesarias, siempre que no se sean huídas.

Una cosa es tomarse un descanso y otra huir de ti mismo.

 

Taller individual: ¿En qué momento crees que un descanso peligra en convertirse en huída de deberes, de obligaciones, de la propia vida? 

Advertisements
This entry was posted in 1. Reflexiones and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s