1. Reflexiones. 11. Los dos grupos Tseyor. 2. Caemos en nuestra propia trampa

perder las alas 

Y al llegar aquí nos olvidamos de las alitas

(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

Y confirmamos nuestro error

Un día los Hermanos nos pusieron a prueba.

Nos preguntaron qué haríamos si quisiéramos destruir el grupo Tseyor. Y allá cada uno dijo de todo.

Fue notable el escrito de un hermano que hasta fue leído por dos veces en la sala. Venía a decir que bastaría hacer las cosas tan mal como se están haciendo actualmente para que el grupo languideciera o se transformara en un falso grupo Tseyor.

Lo que no tuvo en cuenta este querido hermano es que efectivamente era una trampa. Mejor dicho, simuló tal cosa para poder abundar en ella.

  • El escrito de este hermano hablaba de las mil perrerías posibles a hacer en el grupo. desde luego, inteligentes. Por ejemplo, controvertir y desvirtuar las “claves para el despertar y el perfeccionamiento del pensamiento”, instaurar culto a la personalidad del individuo, dar preponderancia al liderazgo, y buscando el “éxito”, establecer jerarquías, con cargos burocráticos, establecer grados de maestrías, manejar dinero, y sobre todo, diluir y erosionar  el Amor y la  Hermandad.

Taller individual: ¿Crees de verdad que Tseyor puede ser destruido?, ¿por qué?

Advertisements
This entry was posted in 1. Reflexiones and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s