2. Pensamientos de nuestra réplica. El mundo tridimensional. 25. Los apegos. 8. La vida de los partidarios del pasado.

dragon rojo
(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

¿Eso es lo que prefieres?

El mundo que termina es el del miedo a no poder subsistir. No, peor, es el del miedo a no poder continuar con lo que tienes aunque mísero.

E intentas acumular riqueza y te conviertes en un pobre rico, si es que tras increíbles esfuerzos lo consigues o tras vender tu alma al diablo.

Porque son esfuerzos que te exigen que no dudes en pisarle a quien calificas de tu rival, cuando sabes que es un ser tan desgraciado como tú que intenta lo mismo que tu, subsistir también.

Y así labras tu miedo y tus desconfianzas, no puedes vivir tranquilo. Siempre alerta con tus garras a punto de sacarlas para defenderte.

Entre tanto, estás ante la necesidad de ocultar todas estas feas condiciones tuyas, la necesidad de fingir que eres una persona cabal, cuidadosa, ecuánime.

Y ante la necesidad de tener un ideal que raramente alcanzas, un intelecto brillante para que se te aprecie, unas cualidades humanas que has de demostrar para que se note que las tienes.

Te das cuenta que todo en esta vida es mentira, es falso o hace daño. Hasta el “amor” puede resultar ser puro egoísmo.

Aparte de todo eso, la Matrix, los políticos, las guerras, la doble economía, la corrupción, el dominio…

Sin embargo, no te sales de esta dinámica y vas viendo que tu vibración es más baja día a día y te ves más miserable. O prefieres la droga, así se ve mejor.

  • Claro que no conoces otra clase de vida y, por más que te expliquen, no vas a dar el salto al vacío para aceptarla. Prefieres seguir con lo que conoces, por malo que sea.
  • Quien te promete una sociedad armónica está dispuesto a darte pruebas de que existe, sólo falta que las aceptes e intentes vivirlas. Lo que pasa es que tu ceguera no te permite verlas, debido a tu egoísmo, pues sólo piensas en ti.
  • No le harás caso y preferirás creer en lo que no existe: tu ego. Es decir, tus apreciaciones, que reconoces que pueden estar equivocadas, tus opiniones, las teorías de tus filósofos preferidos, etc. Y no creerás en ti mismo, es decir, en tu propia intuición, tu sentir interior, tu corazón…

Taller individual: ¿Escuchaste alguna vez la voz de tu corazón?, ¿te diste cuenta que, si no permites que le interfieran tus quereres, tus miedos, etc., su pensamiento es acertado? Te invito a escucharle a ti mismo, a tu corazón, en silencio.

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s