2. Pensamientos de nuestra réplica. El mundo tridimensional. 25. Los apegos. 19. Empezando por lo sencillo

Yate_lujo
(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para poder subsanarlo.)

Y, poco a poco, aplicar amor. Preparación XI

Shilcars, comunicado 105:

(Rojo) Tenemos que empezar a desapegarnos de las cosas materiales, vivimos una vida muy cómoda. Es una bendición de Dios, pero no sé cómo será ese proceso de desapego de esto. ¿Cómo empezar a hacer a un lado las comodidades?

(Shilcars): “No se trata de romper con nada ni con nadie. Eso sería huir del problema, eso sería aumentarlo en grado sumo. Se trata de comprender el problema para que este deje de aparecer en nuestra pantalla mental”.

Continúa nuestro Hermano diciendo que los problemas se sirven como en una figurada bandeja rotatoria y dificultades, apegos y obstáculos, van volviendo una y otra vez. Y esta deja de ofrecer su alimento egoico cuando ve que ya no te satisface. No te satisface, no por rechazo sino por comprensión de que ya no te hace falta para el proceso evolutivo.

(Plenitud): Algunos nos hemos estado quitando comodidades, poco a poco. Supongo que es una petición que hicimos en algún otro nivel de consciencia, y tal vez nos ayude a que ese trance sea más fácil ahora, pues lo hemos ido transmutando poco a poco.

(Shilcars): “Es así verdaderamente como actúa el proceso mental psicológico de transmutación, poco a poco, lentamente. Y, además, sin ningún ejercicio preparatorio ni de autodisciplina, sino sencillamente, espontáneamente, plenamente conscientes, en equilibrio y armonía”.

  • A través de la autoobservación, o sea, desde la nave de Tseyor, si nos miramos a nosotros mismos, “observando al observador”, nos veremos discerniendo si verdaderamente son nuestros apegos o, por el contrario, son ataduras tridimensionales imprescindibles.
  • Por ejemplo, un yate puede ser un lujo o una herramienta para el negocio y crear más riqueza.

Taller individual: No te preguntamos si tienes un yate, pero sí es cierto que solemos todos tender a rodearnos de pequeños lujos. Sólo hay que preguntarse si no te gustaría más ver a alguien feliz con dicho lujo y cedérselo. O ver a quién beneficia la riqueza creada por tu yate.

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s