000. Para tener siempre presente: II Dos ideas incompatibles que no lo son

La unidad grupal

En el post anterior se trataba un lado de la cuestión. Aquí en el otro lado se nos dice que es necesaria la unidad de pensamiento, tener un objetivo común, etc., lo cual parece imposible si cada cual está en su idea.

Y se asocia con la dispersión y el individualismo, aspecto aparentemente contrario a la citada unidad.

En el comunicado 697 titulado “Interesa clarificar cuestiones y objetivarlas”, Shilcars nos dice:

Muy especialmente nos interesa transmitiros a todos vosotros la idea de la unificación, reunificación de pareceres, de ideas, conceptos. Entenderéis muy fácilmente que nos interese transmitiros ese pensamiento o planteamiento.

Si cada uno tiene su percepción particular de las cosas, la puesta en común ofrecerá dificultades. Sin embargo deberemos ponernos de acuerdo de alguna forma.

Puesto que la diversidad de ideas sobre una misma cosa o situación  solo nos indica dispersión, confusión, desasosiego…

Así, deberemos poder objetivar la cuestión y llamar “al pan, pan, y al vino, vino”.

Por eso interesa, y os interesa a todos, unificar criterios, esforzarse en la unidad de pensamiento para que todos podáis hablar un mismo lenguaje y así todos entendernos mucho más rápido.

Porque la dispersión es un elemento de separación, confunde y hace juego verdaderamente al ego. Y ¿cómo despertar al pensamiento objetivo?

Pues muy sencillo. Dejando que las cosas se clarifiquen. Observando también cómo nuestro pensamiento es mudable de instante en instante. Cómo nuestros condicionamientos nos arrastran hacia un proceso de comodidad por un lado, inquietud por otro: insatisfacción, buscando afanosamente la felicidad, la tranquilidad, el bienestar y obviando todo aquello que puede hacernos recapacitar y encontrar realmente ese estado de plenitud, en el que invariablemente se encuentra la objetividad de pensamiento, la unidad, la hermandad.

En el comunicado 699, Melcor nos dice:unidad-unión-red-culturales-multi-del-grupo-de-la-mujer-18392683

Y lo que verdaderamente no se comprende es que elementos, que los hay, de cierto nivel aquí, en vuestro colectivo, en nuestro colectivo, claro está, no se conciencien de que por medio de la dispersión, del individualismo, de su propia negatividad, de su “olvido”, entre comillas, del fin al que están abocados y del por qué han venido aquí, se nieguen a que el proceso se agilice mucho más rápidamente.

No lo entendemos ciertamente, aquí algo habrá “fallado”, entre comillas también. ¿Tal vez el influjo poderosísimo de un ego haya sido la causa o el causante de dicha participación dispersora?

En el comunicado 449, Melcor nos dice:

Sin embargo, no es tan fácil relativizar, no es tan fácil no identificarse con los profetas.

Incluso los falsos profetas pueden mostrarnos una gran sabiduría: la nuestra, por supuesto, la que anida en nuestro interior mental o psicológico.

Vamos a incidir nuevamente en el aspecto de los dispersores. En realidad tampoco existen los dispersores, sino cada uno de nosotros cuando a través del eco o del reflejo de nuestros espejos nos dispersamos.

Más adelante le preguntamos de qué manera podríamos despejar la nube de la dispersión y Melcor nos contesta:

Con toda seguridad la dispersión no estará afuera, estará dentro de nosotros mismos. En función de nuestro grado vibracional. Que no es un grado de inteligencia, sino más bien de intuición, que no se necesitan grandes tratados filosóficos y científicos, sino tan solo humildad.

El profeta es en esencia un dispersor, claro que sí. Y el auténtico profeta es un dispersor revolucionario, y el falso profeta es un dispersor oscurantista.

Uno es el que lo hace sin esperar nada a cambio, el otro busca ensalzar su ego. Los dos pueden ayudarnos muchísimo, pero no vamos a creer todo lo que nos digan. Por medio de la autoobservación estaremos en un estado despierto y nuestro propio pensamiento objetivo nos permitirá ver. Es decir, bienvenida la dispersión, pero saquémosle provecho porque es energía. Y dice de sí mismo:

Os está hablando un dispersor. Melcor, por ejemplo, es un profeta y es un dispersor, aunque sí puedo deciros que os ama muchísimo. Y por eso mismo está diciendo lo que está diciendo. Y repito otra vez las palabras de mi maestro Shilcars: “no me creáis, creed en vosotros mismos”.

Y ya digo, aquí en Tseyor mismo tenemos muchos más profetas, claro que sí. Están los dispersores tam-bién, porque como digo todos somos dispersores.

Cuando se lleva a cabo un proyecto que nace desde lo más profundo del corazón de nuestros hermanos, y existen los típicos profetas dispersores y dispersoras, que intentan invalidar cualquier crecimiento de esa pequeña semilla que pueda representar el florecimiento de un determinado proyecto, a esos dispersores y dispersoras no podemos culparlos, no podemos enjuiciarlos, están en su derecho, están en su propio criterio, aunque tal vez subjetivo, pero es su derecho el expresarlo.

Y ahí entra de lleno nuestra capacidad de equilibrio, de ternura, de sentimiento amoroso y de hermandad. Y cada uno de nosotros tendrá que ser juez y parte y decidir, por él mismo o por ella misma, qué hacer en tal o cual determinado proyecto que se ponga en marcha o intente ponerse en marcha. Pero sugiero que no sea por haber creído a pies juntillas la opinión de cualquier profeta dispersor. Incluso de lo que os pueda decir mi persona.

Otra vez, leyendo entre líneas se encuentra fácilmente la solución a cualquier problema: amor.

  • Además, parece que nos están apremiando a que procuremos agilizar los procesos interiores para que lleguemos a la citada unidad de pensamiento.

Taller individual: Y cuando actúas en el grupo según los acuerdos tomados, ¿estás realmente actuando porque se te ha mandado o porque tú has decidido ayudar… o porque ya te cansaste de hacer oposición, de tanto luchar?

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in 000. Para tener siempre presente and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to 000. Para tener siempre presente: II Dos ideas incompatibles que no lo son

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s