1. Reflexiones. 12. La espiritualidad, cómo se vive. 23. No hay que hacer caso al ego.

men-and-their-ego.jpg_w456_h245(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El material informativo de www.tseyor.com,)

La autoobservación es la clave

Una compañera dice que no hemos de dar lugar al susurro del ego, pues a todos nos pasa. Dice que debemos separar ese mensaje de un mensaje superior, el mensaje crístico, el mensaje de las estrellas, lo que queremos ser, de lo que somos, y aceptar nuestra realidad. Y a partir de lo que somos realmente, podemos ser mucho más.

(Shilcars, com. 323) “Cualquier camino es válido para la espiritualidad, siempre y cuando el individuo practique la autoobservación”.

  • Es evidente que si no te observas a ti mismo, no puedes tener una idea de cuál es tu propio comportamiento ni de cómo este afecta a los demás.
  • El problema es que a pesar de hacerlo, muchas veces esta observación sólo sirve para reforzar dicho ego, ¿a qué es debido?
  • Será que tu observación no es objetiva. No se centra en la verdadera realidad, pues dicha observación se basa en criterios subjetivos puramente tridimensionales.
  • Puedes creerte superior y al compararte con los demás, te reafirmas en ello. Como también puedes creerte un inútil y confirmarte en dicha creencia al menor error tuyo.
  • No, no es por ahí. Hay que partir de la conciencia, de Realidad Objetiva (en mayúsculas, pues es adimensional)
  • La Realidad es que eres una réplica de tu verdadera esencia y, como tal, no eres nada. Solo eres una réplica que sólo intenta sobrellevar su curso de aprendizaje tras encarnar en este mundo y haces lo que puedes en la búsqueda de tu esencia crística.
  • Y tendrás aciertos y fallos, como todo el mundo, y donde no fallas, puede que en otro ámbito falles estrepitosamente. Porque todos estamos en lo mismo, en un camino del aprendizaje.

El Universo te proporcionó una oportunidad al permitirte vivir en este mundo, entonces ¿a qué viene creerte algo, si estas supeditado a él?

Sólo puedes ser humilde y trabajar y luchar, aceptando lo que hay.

Taller individual: ¿En qué te consideras bien preparado? Y ¿en qué no te consideras así? En ambos casos, ¿qué tienes tú que ver en ello?, ¿acaso es mérito tuyo disponer de tal o cual cualidad?

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in 1. Reflexiones and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s