1. Reflexiones. 12. La espiritualidad, necesita, eso sí… 29. Hermandad.

ayuda al hermano(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El material informativo de www.tseyor.com,)

Ayudar al hermano, pero sin juzgarle

(Shilcars, com. 659) “Sí, efectivamente, vosotros sois los que tenéis que hacer los deberes, es vuestro compromiso, es vuestra obligación y ya anticipo que no va a pasar nada, nadie os va a juzgar si no lo hacéis así. Y nunca mejor dicho: allá vosotros con vuestra consciencia.

“Sí que os digo que habéis de permanecer unidos, hermanados, con ese cariño especial que genera la vibración de vuestros pensamientos, abiertos a la ilusión, al entusiasmo, a la alegría por compartir juntos estos instantes, que recordaréis para siempre porque son para siempre, no se pierden nunca jamás.

“Y tenéis una obligación también de mantener siempre encendida esta llama de hermandad y de espiritualidad. Y abrid bien los ojos, escuchad, observad, mas no juzguéis nunca”.

  • Juzgar a alguien es recriminarle por sus actos cuando no te parecen adecuados, sobre todo, si lo haces sin que te lo haya pedido. Pero este parecer tuyo es un pensamiento subjetivo y puedes estar equivocado.
  • Y aunque los actos de esta persona te parezcan objetivamente inadecuados, tampoco puedes juzgarle pues no conoces las motivaciones que le llevaron a ello, ni las lecciones que está proporcionando al colectivo con sus actos.
  • Sin embargo, si tienes una relación muy cercana con esta persona, si hay confianza, podría tomarse como una licencia para hacerle humildemente la observación que creas oportuna y él deberá tomarla, sin duda, como una ayuda de buen hermano y no como una recriminación.
  • A veces basta una mirada, una palabra de aliento, un abrazo, para expresar tu pensamiento a la vez que tu respeto y amor.

Aunque este es un terreno muy peligroso, pues la situación puede valorarse muy erróneamente y resultar en fracaso.

Taller individual: ¿Te pasó alguna vez que tu actuación en relación a un amigo tuyo, él la rechaza al interpretarla erróneamente?

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in 1. Reflexiones and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s