1. Reflexiones. 12. La espiritualidad, ¿qué pasa si falla? 39. La civilización máak, en Mazatlán

petroglifosPetroglifos de Mazatlán (México).

Profundo declive

(Shilcars, com. 24TAP) Los Máak es una civilización de seres atlantes que tenía un conocimiento muy profundo de las estructuras del cosmos y de la retroalimentación.

No necesitaban almacenar información, por cuanto la tenían constantemente actualizada en un sistema, digamos revolucionario, pues bebían de la adimensionalidad constantemente.

 “Mas ellos sabían que su desaparición sería un hecho, estaba anunciada. Por eso, por ese mismo motivo, se dedicaron a grabar en piedra muchos de estos conocimientos y los dejaron para la posteridad”.

Tenían todo lo que se pueda desear en el aspecto material, pues en todo instante bebían de la Fuente, para ellos esto no representaba ningún sacrificio. Pero la duda, la desconfianza y el mejoramiento tal vez en un aspecto material, en este mundo 3D, conduce invariablemente a desconectar con la adimensionalidad.

“Cuando estando esta civilización en su apogeo, entró de lleno el pensamiento 3D, se hizo cada vez más fuerte, la personalidad, el ego, la permanencia, la posesión, el control, la desconfianza.

“Se propició la seguridad por encima de todo, la permanencia en el mundo 3D. Claro, era importante mantener una estructura en el mundo físico, porque la otra, la adimensional, la espiritual, era intangible.

“Así que si se transitaba por este mundo 3D, en realidad debían prestarle mucha más atención al intelecto que al espíritu.

“Y ahí empezó el declive. La revolución de antaño, revolución en el sentido profundo de cambio de instante en instante de estructuras y de pensamientos y de conocimientos por unos nuevos y actualizados de instante en instante también, dio paso a una estructura anquilosada en la que prevalecía siempre el conocimiento de lo material. Y poco a poco dicha civilización fue languideciendo hasta su desaparición”.

El error consistió en dedicarse a lo ficticio, como es el mundo 3D y abandonar la verdadera realidad.

  • El intelecto se apoya en bases de conocimiento que cree firmes, pero no lo son, porque son ficticias. Así crea una red cultural, como un puente que salta de pilar en pilar… Pero si uno de los pilares falla, por falso, como así siempre sucede, todo se viene abajo.

Taller individual: ¿Recuerdas a Sócrates y su escuela de los sofistas? Así, siempre con la razón en la mano, se llega al callejón sin salida tarde o temprano. Y a la perplejidad y el desconcierto.

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in 1. Reflexiones and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s