4. Actividades e invitaciones. 8. Ciencia y tecnología. Investigación en mundos paralelos. Un universo 80. Investigación en el ser humano.

coloresColores básicos y derivados

Como evaluarnos I

(Noiwanak, com. nº 485) Para empezar nos interesa de alguna manera evaluarnos a nosotros mismos. Lo haremos mediante el taller de los espejos, observando la relación transpersonal, la vibración grupal alcanzada. Todo es cuestión de una buena autoobservación.

“Es fácil, relativamente fácil, reconocer el posicionamiento psicológico de cada uno y establecer un baremo que nos permita evaluar precisamente el nivel de sinceridad, o la posible influencia del ego, la de cualquiera de esos miles de egos que conforman nuestra personalidad.

“Y lo hacemos por medio del mismo sistema que utiliza la luz: a través del color.

“A través de los tres elementos básicos con que se fracciona la luz, esa Tríada maravillosa, los colores básicos, como es conocido por todos, que son el verde, el azul y el rojo.

“Sabéis todos que los tres colores sabiamente conformados, el rojo, el verde y el azul se transforman en el blanco. El blanco simbólicamente es la pureza, es el equilibrio.

“Así pues, el sistema de evaluación podría consistir en trabajar en función del grado de vibración de dichos colores”.

Formaríamos un termómetro, una escala ascendente que se formaría con 7 números, los 7 colores.

“Por ejemplo, podríamos indicar que el rojo es el color en el que anida el egoísmo, la ira, el temor, la desconfianza, etc etc”. Subiendo habría el grado 2, rojo, pero no tan intenso.

“Para luego superar hacia el verde en una escala imaginativa, evolutivamente hablando, en el cual se radicaría la intelectualidad”. Y encima el 4, que sería un verde más claro.

“Para en ese ascenso imaginario llegar al azul, en el que habríamos abandonado parte de esa intelectualidad” para entrar en una espiritualidad, sería el 5, y el último el 6, con un azul más claro, más suave. A partir de ahí, “nos prestaríamos a alcanzar la extrapolación del pensamiento e ir hacia la unidad del mismo, hacia el blanco.

“Y sobre esa columna de seis círculos formada, añadiríamos un triángulo equilátero, con el blanco en su interior, que simbolizaría el 7”.

  • Mediante la autoobservación será posible ver donde nos ubicamos.
  • Hay que tener en cuenta que todo puede ir variando en cada momento, según el estado de ánimo, pero lo importante es el promedio en que nos situamos.

Taller individual: ¿Lo has intentado? ¿pudiste sacar un valor promedio?

Nota: Reproducimos este  post que fue ya publicado anteriormente  sólo para recuperar el tema. La imagen procede de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El material informativo es de www.tseyor.com.

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in 4. Actividades e invitaciones. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s