2. Pensamientos recibidos. El mundo superior. 6. La consciencia. 17. Conciencia: Pero, ¿qué consciencia?

mono-loco2¿Quién eres tu?

(Shilcars, com. 720) Los Máak de Mazatlán descubrieron el aura dorada de su cuerpo, de gran belleza, como también, la generación del ser humano.

Vieron que nuestra propia consciencia, nuestra partícula primigenia espiritual, como una “esfera blanca, de gran pureza, y vieron que se ensambla con otra esfera que le permite la manifestación”, la experiencia 3D. “Esta es una esfera ya no de un blanco inmaculado sino de un tono amarillo, como el oro, pero no blanco”.

Llamaremos Baksaj a los agregados psicológicos y mentales que pueden llegar a ocultar verdaderamente nuestra consciencia, la esencia de nuestro Yo superior. Son pensamientos negativos propios o prestados, que podríamos debilitar si trabajáramos la autoobservación, y así reencontrarnos.

También observaron cómo, en la medida en que progresaba la persona e iba avanzando en edad, el baksaj se iba tornasolando, en tonos amarillos cada vez más fuertes. Por esto evitaban mezclar ideas distintas para mantener esta pureza inicial del blanco brillante. Se trataba de no recibir involuntariamente el baksaj ajeno.

“Entendieron verdaderamente que en su mano estaba la posibilidad de regeneración, de mantenimiento de estructuras psicológicas y mentales puras. Respetando todos los posicionamientos, pero cada uno en su lugar, cada uno en su grupo, cada uno en su formación. Y el trasvase de información se hacía con sumo cuidado”.

Cuando alguien “recibe el baksaj de otro, corre el riesgo, no de adquirir agregados psicológicos, sino de conformar un nuevo esquema adeneístico, de quedar cautivo de dicho pensamiento o conformación psicológica y mental.

“¿Cualquiera de vosotros puede garantizar que es único, que es individualidad, que es uno?

Esto lo habremos de constatar en planos superiores de consciencia, no racionalmente.

Taller individual: Has recibido una educación, en la calle, en la escuela, en tus estudios, de tus amigos, etc., pero suele ocurrir que si te preguntan quién eres, sólo sabes contestar qué elementos recibiste e integraste en ti, y que incluso estás orgulloso de actuar según lo que crees que es tu sólida formación, pero, de verdad, ¿este eres tú el que actúa? ¿Tienes verdaderamente consciencia de quién eres?

Nota: La imagen procede de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El material informativo es de  www.tseyor.org y propio.

 

 

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s