4. Actividades e invitaciones. 1. El muulasterio, formación. 22. Una tríada de Muulasterios I.

piramides alineadas¿Qué nos falta para completar su formación?

En varias ocasiones, se pensó en implantar un Muulasterio en México para conformar una tríada con los lugares existentes, a saber, Tegoyo, La Libélula y ahora en Mazatlán.

Hubo varios intentos infructuosos en Monterrey y Saltillo.

Esta vez, estaban en Mazatlán un grupo de hermanos trabajando codo con codo para ello y un compañero de visita en México se preguntaba qué necesitábamos para encontrar un lugar adecuado. Decía que, mientras, sabemos que el Muulasterio, aunque no existe físicamente, ya existe en lo adimensional. Además, tenemos la ayuda de los Hermanos. Y así decía ¿qué más se necesita para terminar de atar este proyecto?, ¿cuál es el último paso?

(Shilcars, com, 778) “El último no, el primer paso, que es tomar consciencia todos y cada uno de vosotros que lo necesitáis, para la retroalimentación.

“Aunque el cosmos es amoroso y en ocasiones ayuda, pero sugiero que no esperéis esa clase de ayuda. Que os venga por medio del cosmos, porque la misma es como el hierro en la forja, es muy duro el trabajo que se presenta sin la debida consciencia. Y nada más habéis de ver a vuestro alrededor, cómo actúa el cosmos para hacer despertar a sus criaturas. ¿Queréis que continúe?”

Y continuó:

“Por eso estás aquí, y de aquí hacia tus tierras para llevar el mensaje que aquí se va conformando”.

  • Era un compañero del grupo, de visita en México, que interesándose en este Muulasterio, formuló la pregunta.
  • Se le contestó que el grupo debía tomar consciencia de lo más elemental: que todos y cada uno de nosotros lo necesitamos para la retroalimentación.
  • Todo trabajo espiritual implica que el grupo se reúna en algún lugar para compartir experiencias y entre todos, retroalimentarnos, es decir, aprender todos de todos.
  • Ya pasó la época del trabajo individual, del anacoreta. Hoy en día se cae fácilmente en el individualismo egoísta y se hace necesario aprender el sentido de la hermandad, de la unidad y del amor.
  • Así que si no hay este sentido global de tal necesidad, el hecho esperado no toma cuerpo.

Hoy día no se concibe un trabajo espiritual sin pensar en un fuerte egregor colectivo, cohesionado, hermanado, amoroso.

Taller individual: ¿Has probado el avance personal dentro de la retroalimentación hermanada de un grupo espiritual?

(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El material informativo de www.tseyor.org,)

Advertisements
This entry was posted in 4. Actividades e invitaciones and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s