1. Reflexiones.14. El cuento de la micropartícula curiosa. 7. Tan real como la vida misma (VII).

nave plasLa nave plasmática.

Sigue del post anterior.

(Shilcars, com. 562) “Y para el grupo Tseyor, además, se dispone de un lugar denominado Nave Interdimensional de Tseyor. Lugar donde nos encontramos todos los que estamos trabajando en este proyecto del descubrimiento del hombre por el propio hombre[1].

“Ahí no existen fronteras, en ese lugar de la nave. Por un misterioso efecto podemos reencontrarnos todos, nosotros y vosotros”.

Dice que es un lugar de reunión en el que nos reconocemos todos. No existe pero en realidad nos acoge a todos, cosa que escapa a nuestra lógica, pero así es, porque así se produce.

Y creamos con un objetivo de autodescubrimiento y de transmutación.

“Entonces en este mundo paralelo que está ya rozando la 3D, desde la adimensionalidad, dais instrucciones a vuestras réplicas sobre cómo actuar, cómo funcionar, cómo transmutar.

“En vuestro mundo, como réplicas genuinas conjugáis una serie de acciones y reacciones, aunque la verdad no podéis transmutar. Porque para transmutar se ha de transformar, y vuestras réplicas, al igual que las nuestras, no pueden hacerlo por cuanto no contienen materia alguna. Pero sí contienen materia atómica vuestras réplicas aquí en la 3D.

“Y en los juegos llevados a cabo en ese deambular por este mundo paralelo, adimensional pero muy eficaz para plantear propuestas, organizar esquemas, prototipos, y proyectos de existencialismo, os valéis de vuestra réplica aquí en la 3D”.

  • En resumen, las réplicas genuinas, copias del Absoluto y por tanto inmateriales –o sea fuera del tiempo–, crean un multiverso diversificándose. Y en uno de ellos, el más denso, crean otras réplicas tridimensionales con una parte atómica que sí puede transmutar. Es nuestro mundo en el que organizamos nuestra vida y donde vivimos en forma secuencial y paso a paso todas las experiencias necesarias para poder comprenderlas e ir creciendo y evolucionando.
  • Y en la nave plasmática, o en el espacio mental, nos encontramos todos para trabajar, pues allí no existen fronteras. A través de nuestros intercambios nos vamos enriqueciendo en aprendizaje.

Taller individual: En la escuela, es curso a curso que vamos aprendiendo. No sería adecuado recibir todo el programa de estudios en el primer día, ¿no te parece?

(El material informativo de www.tseyor.org,)

 

 

[1] Lógicamente, para quienes no pertenecen a Tseyor, pueden disfrutar igualmente de un egregor suficientemente fuerte si logran construirlo. Eso sí, siempre en base a un amor, entrega, desapego, y espíritu de unidad en el grupo.

Advertisements
This entry was posted in 1. Reflexiones and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s