2. Pensamientos recibidos. Cualidades humanas. 66. Interés, voluntad, ánimo. 4. Información y conocimiento, versus intelecto.

interrogantesImparcialidad, versus emociones.

Llegamos a un taller caótico, porque el ser humano a veces es incomprensible, no se puede analizar su comportamiento desde el sentido común (¿qué es el sentido común?, ¿cuál?, ¿de quién?).

¿Dónde está el equilibrio entre estar informado y la necesaria utilidad o inutilidad de estas informaciones? ¿Para qué necesitamos conocer cosas?, ¿tal vez para avanzar y mejorar o sólo por almacenar conocimientos? ¿O para obedecer a ciertas consignas?

Si recibimos una información, ¿es sólo para mantenernos informados o hay algo detrás? Si somos nosotros quienes la pasamos, ¿lo hacemos gratuitamente o es para algo?

¿Es posible estar equilibrados y a la vez vivir las emociones sin tomar medidas especiales?, (¿cuáles?)

  • Somos contradictorios. Nos gusta estar informados, aunque esta información no tenga utilidad. ¿Acaso será por curiosidad? Nos gusta ejercer nuestros derechos, aunque ello nos perjudique. Exigimos pulcritud, cuando sabemos que esta es imposible, puesto que no se puede exigir nada a nadie. Pedimos libertad de expresión, pero exigimos que se calle a quien dice cosas inconvenientes.
  • Hablamos de democracia y la exigimos, pero los de la opción perdedora se manifiestan violentamente. Perdimos el criterio, no sabemos dónde está la verdad o la mentira.
  • Juzgamos como inconveniente lo que creemos no pensado, no comprobado o incluso, hasta lo que nos suene a raro, cuando, en cambio, afirmamos eso mismo sin pensar, sin comprobar o sin reflexión.
  • Nos consideramos con derechos inalienables, pero no paramos a pensar en los derechos de los demás. Uno de ellos es el libre albedrío que exigimos ejercer sin trabas, pero no sabemos qué hacer con él, no tenemos claro un propósito.
  • Esgrimimos teorías sin pestañear, las cuales no hemos comprobado para nada y defendemos firmemente nuestras creencias. Nos consideramos serios si elegimos ejercer nuestras responsabilidades en un grupo, pero olvidamos nuestras emociones incontroladas.
  • Nuestros “deberías” caen la mayor parte dentro de lo inconsciente, sin embargo nos sorprende que otros tengan códigos diferentes de conducta.
  • Aunque sabemos de ese inconsciente y también que somos bombardeados masivamente con mensajes subliminales, para dispersar nuestras mentes y confundirnos en nuestras acciones, sin embargo actuamos como si nada.

Lo más grave es creernos seres de los más adelantados hoy día.

Taller individual: ¿Qué tal la humildad y el amor como únicos remedios para resolver este aparente desaguisado que somos?  

(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo,)

 

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s