2. Pensamientos recibidos. Cualidades humanas. 66. Interés, voluntad, ánimo. 7. Participar del Amor I.

cientifico y noviaCientífico en una cena con su novia.

Situaciones a evitar: Impresionar a los demás

Un motivo de mal rollo en la era que termina puede ser perfectamente hacerse el sabio, en el “yo sí sé”. Eso añade falsedad, baja la vibración.

A veces es cierto que uno conoce un determinado tema pero sólo debería entrarse en él si se habla por experiencia propia.

El chiste es bastante esclarecedor, pues a menos que este hombre que invitó a cenar a su chica sea un científico, la gente corriente hablamos de cosas sin haberlas entendido y sin tenerlas muy claras o nada.

Muchas otras veces hablamos como grandes autoridades científicas, cuando no es ni el momento ni el lugar. Y nos hacemos desagradables.

El caso contrario también es negativo al decir “no sé”. Tampoco hay que menospreciarse.

  • El problema de ciertos científicos es su falta de humildad. En teoría, todo lo que ellos digan es una base confiable, cuando eso es absolutamente falso y tenemos muchísimas pruebas de las veces que los científicos se equivocan. O de cuando sus definiciones no son más que meras hipótesis. Por otra parte, la Ciencia no cubre todo el conocimiento humano. Y además de soberbia, hay corrupción. Pero su palabra es definitiva, siempre vencen.
  • A escala casera, ocurre algo parecido cuando afirmamos algo sin la debida humildad, cuando estamos “muy” seguros de lo que decimos. Pero podemos equivocarnos, hacer el ridículo e inducir a error a otros.
  • Estar ausente de uno mismo, delegando en “ciertas personas autorizadas” como los científicos, es seguir la corriente de un mundo enfermo e ilusorio, simbolizado por uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis.

(Apo 6.6:1) Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. 

(Apo 6.6:2) Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer”. 

  • Está bien ser sabio y con eso, vencer, pero el intelecto no lleva a nada. Humildad y servicio ante todo. El hombre de la Nueva Era es autónomo y sobre todo, objetivo.
  • El amor nos ha de guiar hacia la comprensión y el respeto a los demás, reconociendo errores, como también la apertura que nos hará aceptar las teorías de los demás.

No repitamos el esquema: Antes de actuar, hagamos silencio y hallemos el Amor. Cuando hablemos, que sea por amor y no por satisfacer el propio ego.  

Taller individual: ¿No anhelábamos un mundo de amor? Adelante con él.

(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El texto es de elaboración propia basado en las enseñanzas de J.L. Parise)

 

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s