2. Pensamientos recibidos. Cualidades humanas. 66. Interés, voluntad, ánimo. 25. Anhelar la iluminación.

viajarO ni tan sólo anhelarla.

(Shilcars, com. 304) Y todos los aquí presentes sabemos que no hemos de buscar la iluminación, todos. Nadie de nosotros desconoce que la iluminación no se busca, la iluminación llega. Y llega en el preciso momento en que hemos entendido, superlativamente, que lo importante, lo más importante, es dar. Dar sin esperar nada a cambio. Y también, que no buscando la iluminación estamos dando.

“Ni siquiera un asomo de anhelo es preciso para el trabajo que estamos preconizando. Un trabajo en el que, por dicho motivo, ni hemos de pensar en que lo hacemos, porque brota de nuestro corazón. Y nuestro corazón no piensa, actúa simplemente con amor”.  

Por esto, si hay amor,…

“Hemos entendido que no habremos de valorar nuestra entrega, porque valorarla significaría deseo y el deseo es lo contrario a la iluminación. Por lo tanto, la iluminación nos llegará cuando no pensemos en ella, cuando no busquemos el perfeccionamiento, cuando no lo deseemos. Y ni mucho menos aun cuando lo anhelemos.

“Por lo tanto, la iluminación llegará. Y el camino iniciático lo recorreremos espontáneamente, intuitivamente, con mucho amor y sobre todo con mucha humildad”.

“En la unidad, pues, hallaremos un camino mucho más fácil: tendremos referencias. Y él nos llevará, sin duda alguna si así tiene que ser, a la iluminación, o al menos a una parte, a una pequeñísima parte de la iluminación. La suficiente como para conseguir despertar del sueño de los sentidos”.

  • Esto es como salir de excursión y subir a la cumbre de la montaña para ver la puesta de sol o subir igualmente y que una magnifica puesta de sol llegue a ti. Este segundo caso es el momento más feliz, impresionante, el que te deja huella. No así el primero, que sólo llena un hueco de curiosidad y olvidas al seguir en la búsqueda de más experiencias.

El ego es insaciable. La humildad de, sencillamente ser, te lleva a la completitud.

Taller individual: ¿No te preguntas qué tiene en la cabeza aquel personaje de altas esferas, tan ansioso de riquezas, que acumula tantas que se le hace imposible gastarlas todas en una sola vida?

(Imagen procedente de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo. El material informativo de www.tseyor.org,)

 

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s