2. Pensamientos recibidos. Herramientas. 49. La técnica de las Afirmaciones y la Magia. Trabajo. 27. Pasos. II Ordenar tu mente.

  • 2) Ordena tu mente. Pregúntate qué quieres.

Lo que hay en tu mente no es tuyo, ya se dijo. Has de aprender a vaciarla para que aparezcas verdaderamente tú mismo. Dentro de tu mente hay un caos y tienes que ordenarlo, unificando tu pensamiento.

Pero ten en cuenta que no se puede ordenar la mente desde la mente. Mejor utilizar el vacío mental. No darle vueltas y más vueltas a tus ideas sin saber qué hacer con ellas, sino tranquilizar la mente. Serénate y ve las cosas con claridad.

Es decir, tenemos una dialéctica externa muy potente, mucho ruido de fondo. No la escuches y presta atención sólo a la dialéctica interna. Y aquí puedes oír mucho griterío también, una lluvia de ideas, pero, sobre todo, desorientación. Tú mandas. Intenta poner silencio y serénate. Pregúntate “¿qué quiero?”

En esta dialéctica, pueden salir tus excusas egoicas. Olvídalas y piensa en tus atributos positivos. Escríbelos. Da gracias por habérsete permitido disfrutar de ellos y sitúate en la confianza que lo que vayas mejorando en adelante, tiene el mismo origen.

Por ejemplo, desde tu trasfondo de agradecimiento, di, o escribe, mejor, “yo soy magnífico”, trabajador, etc. Siempre en primera persona.

Escribe algo intentando potenciarlos o añadiendo algunos más que pudieras creer que te ayudarían. Siempre utilizando el tiempo presente. Quizás después puedes extenderte en otras Afirmaciones que veas más problemáticas.

Por ejemplo, “Yo me doy cuenta de que el orden mental tiene su reflejo en mi exterior”, “Yo comprendo la necesidad de ser puntual, además de cumplidor”, “Estoy en proceso de convertirme en una persona rica”. O también en forma de oración, “Que yo comprenda la violencia que observo en la calle” (que no significa aceptarla).

Todo se crea primero en el plano mental, antes de que pueda manifestarse como una realidad objetiva. Aunque, como se insinúa en la imagen, se puede tomar el exterior como reflejo de lo que se mueve en tu mente, por ejemplo, el desorden; para disciplinarte en procurar mantener el orden. Quizás primero en lo visible (que no se vean cosas dispersas), más adelante en lo encubierto (ordenar también los cajones).

Eso te dará la confianza que necesitas para aceptar tus afirmaciones sobre quien quieres llegar a ser.

No te desanimes. Sigue. Ten fe en ti mismo y en tu esfuerzo y serás recompensado bien pronto.

Nota: La imagen procede de Internet. Agradecemos nos permitan publicarla, pero si hacerlo vulnera algún derecho, rogamos nos avisen para subsanarlo.
 

 

Advertisements
This entry was posted in 2. Pensamientos de mi réplica and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s